La daga de mi parnaso

Esta es una página para amantes de la poesía, donde periódicamente se insertarán poemas y canciones grabados para que los aficionados y aficionadas a la poesia los escuchen y disfruten de su audición de la misma forma que disfrutan de su lectura, y las canciones las escuchen con una perspectiva diferente.

jueves, marzo 08, 2007

Nuevo poeta del mes-Juan Ramón Jiménez



Juan Ramón Jiménez
(1881-1959)

Poeta español y premio Nobel de Literatura. Nació en Moguer
(Huelva), y estudió en la Universidad de Sevilla. Los poemas
de Rubén Darío, el miembro más destacado del modernismo en
la poesía española, le conmovieron especialmente en su juventud.
También sería importante la lectura de los simbolistas
franceses, que acentuaron su inclinación hacia la melancolía.
En 1900 publicó sus dos primeros libros de textos: Ninfeas y
Almas de violeta. Poco después se instalaría en Madrid,
haciendo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos,
donde se casó con la que ya sería su compañera ejemplar de
toda la vida, Zenobia Camprubí. En 1936, al estallar la Guerra
Civil española se vio obligado a abandonar España. Estados Unidos,
Cuba y Puerto Rico, fueron sus sucesivos lugares de residencia.
Moriría en este último país, donde recibió ya casi moribundo la
noticia de la concesión del Premio Nobel.
El libro más famoso suyo, escrito en prosa poética es Platero y yo, al cual se debe la mayor parte de su fama.Allí funde la fantasía y el realismo en las relaciones de un hombre y su asno Platero. Después de El Quijote, es el libro español más traducido y creo que hay pocas personas en el mundo hispánico que no hayan tenido algún contacto con su lectura en los años escolares.
Como me gusta comenzar la lectura de los diarios por el final también hoy quiero empezar casi por el final e inserto el capítulo XI de Platero y Yo titulado:
EL MORIDERO.

share your files at box.net

10 comentarios:

Blogger Elizabetha ha dicho...

oh!!!!! me encanta Juan Ramón jumenes....era tan sensible...tanto...

No je podido venir a verle con frecuencia porque mi internet esta mala y prrende cuando quiere ¡me disculpa por mi ingratitud?....ah colgué mi análisis de Babel...por si lo quiere leer...lo tenia hacia tiempo pero no lo había corregido y soy pésima con la ortografía....espero que su salud este bien...este fin de semana le escribiré una larga carta
un besote sincero en su mejilla....siempre pienso en ud. con mucho cariño, aunque no venga a verlo, es que ahora me toca llevar la casa y mi perrito anciano se quedo ciego y es mas difícil cuidarlo...adiós

8:18 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

(DE JARDINES LEJANOS)

VI

No hay sol; el cielo de invierno
es de bruma y nubes blancas;
sólo hay un raso celeste
sobre la saraucarias.

La avenida abre su sueño
llena de mujeres pálidas ...
los vientos están jugando
con las sedas perfumadas.

Hay carícias como rosas
en la lívida mañana;
la carne en flor da el perfume
que han perdido las acacias.

Es un pecado discreto,
es una carne cristiana
que va a misa, con un lirio
entre rosas deshojadas;

carne que nunca podrá
sobre la dulce frescura
de las espaldas románticas ...

en la mañana galante
rezan a Dios las campanas;
desde dentro están llamando
los corazones en gracia.

¡Fondos de oro, con albores
floreados, con fragancia
de purezas sin latido,
con dulzura de gargantas!

Pero el cielo gris ha puesto
muy rosas todas las almas
y tiende rasos celestes
sobre las araucarias ...

10:31 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

YO NO SOY YO

Soy este
que va a mi lado sin yo verlo;
que, a veces, voy a ver,
y que, a veces, olvido.
El que calla, sereno, cuando hablo,
el que perdona, dulce, cuando odio,
el que pasea por donde no estoy,
el que quedará en pié cuando yo muera.

10:32 a. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

TE DESHOJÉ COMO UNA ROSA


Te dehojé, como una rosa,
para verte tu alma,
y no la vi.

Mas todo en torno
--horizontes de tierras y de mares--,
todo, hasta el infinito,
se colmó de una esencia
inmensa y viva.

10:33 a. m.  
Anonymous luci ha dicho...

NOSTALGIA

Al fin nos hallaremos. Las temblorosas manos
apretarán, suaves, la dicha conseguida,
por un sendero solo, muy lejos de los vanos
cuidados que ahora inquietan la fe de nuestra vida.

Las ramas de los sauces mojados y amarillos
nos rozarán las frentes. En la arena perlada,
verbenas llenas de agua, de cálices sencillos,
ornarán la indolente paz de nuestra pisada.

Mi brazo rodeará tu mimosa cintura,
tú dejarás caer en mi hombro tu cabeza,
¡y el ideal vendrá entre la tarde pura,
a envolver nuestro amor en su eterna belleza!

10:35 a. m.  
Anonymous LUCI ha dicho...

Juan Ramón Jiménez
(España, 1881-1959)
Poeta español y premio Nobel de Literatura. Nació en Moguer (Huelva), y estudió en la Universidad de Sevilla. Los poemas de Rubén Darío, el miembro más destacado del modernismo en la poesía española, le conmovieron especialmente en su juventud. También sería importante la lectura de los simbolistas franceses, que acentuaron su inclinación hacia la melancolía. En 1900 publicó sus dos primeros libros de textos: Ninfeas y Almas de violeta. Poco después se instalaría en Madrid, haciendo varios viajes a Francia y luego a Estados Unidos, donde se casó con la que ya sería su compañera ejemplar de toda la vida, Zenobia Camprubí. En 1936, al estallar la Guerra Civil española se vio obligado a abandonar España. Estados Unidos, Cuba y Puerto Rico, fueron sus sucesivos lugares de residencia. Moriría en este último país, donde recibió ya casi moribundo la noticia de la concesión del Premio Nobel.
La obra poética de Juan Ramón Jiménez es muy numerosa, con libros que a lo largo de su vida, en un afán constante de superación, fue repudiando o de los que salvaba algún poema, casi siempre retocado en sus sucesivas selecciones. Las principales son Poesías escogidas (1917), Segunda antología poética (1922), Canción (1936) y Tercera antología (1957). La influencia del modernismo se percibe en sus primeros libros, aunque su mundo poético pronto apunta, como el de Bécquer , hacia lo inefable, con unos poemas hechos a partir de sensaciones refinadas por la espiritualidad, y de sutiles estados líricos, con un lenguaje musical.

Pero el arte de Juan Ramón Jiménez se hace independiente de cualquier escuela, aunque el simbolismo, ya totalmente asumido, siga influyendo en su poesía casi hasta el final. Con el paso de los años su estilo se hace cada vez más depurado, siempre en busca de la belleza absoluta, de la poesía y del espíritu que él intenta fundir con su lirismo esencial interior, sin dejar de ser al mismo tiempo metafísico y abstracto, como se aprecia en Baladas de Primavera (1910) o La soledad sonora (1911). Diario de un poeta recién casado (1917), escrito básicamente durante su viaje a Estados Unidos, donde conoció y se casó con Zenobia, es uno de los grandes libros de la poesía española. Contiene ritmos inspirados por el latir del mar, verso libre, prosa, sugerencias humorísticas e irónicas. El libro supone un canto a la mujer, el mundo marino y Estados Unidos. Siguen Eternidades (1918), Piedra y cielo (1919) y uno de los puntos más altos de su poesía, Estación total, un libro escrito entre 1923 y 1936, aunque no se publique hasta 1946. La identificación del poeta con la belleza, con la plenitud de lo real, con el mundo, es casi absoluta. La palabra aúna abstracción y realidad, y el poeta se convierte en -total- -concepto ya utilizado por Juan Ramón Jiménez-, y que significa -lo universal-. Poeta total, es para él, por tanto, aquel que logra la comunión con el universo, conservando, sin embargo, su voz personal.


Los escritos en prosa que formarían posteriormente la vasta galería Españoles de tres mundos (1942) empezaron a publicarse en diarios y revistas en los años inmediatamente anteriores a su exilio. Otro libro suyo escrito en prosa poética -y al que le debe gran parte de su fama universal- es Platero y yo (1917), donde funde fantasía y realismo en las relaciones de un hombre y su asno. Es el libro español traducido a más lenguas del mundo, junto con Don Quijote de Miguel de Cervantes. Escribió ya en América los Romances de Coral Gables (1948) y Animal de fondo (1949). Con ellos y el poema 'Espacio', Juan Ramón Jiménez alcanza lo que se ha llamado su -tercera plenitud- determinada por el contacto directo con el mar. En Animal de fondo el símbolo lo expresa con un lenguaje próximo a una religiosidad inmanente y panteísta. La poesía antes que palabra es conciencia; inteligencia que permite al poeta nombrar. El tiempo acaba fundiéndose con el espacio. El poeta simbolista y romántico, metafísico después y puro -que configuran al Juan Ramón Jiménez más hondo e intenso-, se revela finalmente como un visionario y metafísico que mantiene una alta tensión poética a partir de iluminaciones nacidas en lo profundo de su sensibilidad. © eMe

11:11 a. m.  
Blogger Amada Inmortal ha dicho...

uy! platero y yo... belleza de libro, lloré y lloro al recordarlo... me gusta mucho este escritor tan sencible... gracias por traerlo de regreso... besos

6:10 p. m.  
Blogger CONSUELO NICOLINI ha dicho...

Conosco e este poeta hispano a travéz de su obra Platero y Yo, bastante conocida en la literatura
peruana y que ningún estudiante puede olvidar.
Déjame decirte que todo lo narrado por esa voz conocida, llena de sensualidad y romanticismo,
es realmente encantador.
Besos para ti.

7:59 a. m.  
Blogger Darilea ha dicho...

Gracias por elegir a Juan Ramón Jimenez un gran olvidado con las bellas palabras que decoran el jardín de su poesía.
Besitos querido amigo.

12:41 a. m.  
Blogger Lopez ha dicho...

Este tio no sabe hacer poemas, estoy haciendo un trabajo sobre el i por lo k veo sus poemas son pesimos i muy basicos, quiero decir, que cualkiera lo puede hacer como el o mejor.

Porcierto haver si me decis una pagina donde salgan sus poemas analaizados xD

11:18 a. m.  

Publicar un comentario

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

<< Página principal